No estando el periodismo en uno de sus mejores momentos, telediarios como los de las siete de la mañana poco ayudan a levantar el actual desprestigio de esta bonita profesión. Romántica como pocas, se la han ido merendando hasta convertirla en una miscelánea de titulares apocalípticos, contenidos estúpidos y datos más que manipulados. Es por eso que yo, Mala de los Nervios, me comprometo aquí y ahora a desvelar los misterios que rodean a ese horror televisivo en forma de informativo matinal. En principio, no existe nada en estos programas que llame la atención a un ojo medio, pero para eso tengo yoLEER MÁS